Municipalidad de Baigorria
La ciudad
La ciudad   |   Historia

La Historia de la Ciudad (III parte)

Algunos años posteriores, cuando comenzaron a circular por dicho camino (ruta11) los primeros vehículos motorizados, los “Ford T”, la familia Secco instaló frente a su comercio, al borde del camino un surtidor de combustible provisto por la empresa petrolera“TEXACO”, que funcionaba con una manivela accionando una bomba, ya que la electricidad era desconocida por entonces en Paganini. 
 
Con el paso de los años tres hijos de Constantino Secco ocuparon el cargo de Presidentes Comunales, Vicente, Juan y José; el menor de los hermanos, Juan, siendo muy joven instaló el primer taller mecánico del Pueblo, ampliando luego con una tornería, fundición de metales y fabricación de piezas y repuestos de motores, en su momento fue la principal fuente de trabajo para tantos jóvenes del Pueblo, que de “aprendices” llegaron a tener un oficio. 
 
Además de político y empresario, incursionó en el deporte automovilístico, participando a fines de los años 40 y comienzos del 50 en distintas competencias de “Turismo Carretera” que se desarrollaban por las rutas de varias provincias Argentinas, en especial , las denominadas “Vuelta de Santa Fe” y de Entre Ríos. Con antelación, en los años 30 había obtenido el “brevet” de piloto de aviación, actividad que desarrolló en forma permanente en el “Círculo de Aviación Paganini” con aviones de su propiedad. 
 
25 años posteriores de la fundación del Pueblo , los habitantes rurales superaban en número a los afincados en el pequeño poblado, donde varios de estos habían instalado comercios de “ramos generales”,talabartería, carpinterías, herrerías, carnicerías, para servir y surtir a los “colonos” que periódicamente llegaban en “sulkys” desde la zona rural. 
 
Otro de los vecinos que se afincaron en los primeros años del Pueblo, fue Don Segundo Persegani, que había llegado a nuestro país en los comienzos de la década del 80 desde Liguria (Italia), acompañando a un Señor Inglés de apellido Wheelwright, contratado para dirigir y ejecutar las trascendentales y novedosas obras que darían paso a la instalación del ferrocarril en Rosario con proyección al norte de la Provincia. Persegani había viajado junto a dicho Señor, con la misión de servirle como jardinero en su residencia particular, ya que contaba con amplios conocimientos de floricultor en su tierra natal. 
 
Frente mismo de la primera y flamante Estación de trenes denominada “Rosario Central”, habitó Don Segundo, en el preciso lugar donde actualmente se encuentra el Sanatorio Británico,(testimonio brindado por su nieta Sra. Olimpia Persegani de Frugoni). 
 
A comienzos de la primer década del siglo anterior (1.900) se traslada con su familia a nuestro Pueblo, tras comprar 80 hectáreas en inmediaciones de la zona urbana, lugar determinado entre el “camino a San Lorenzo” (ruta11) y el Río Paraná, y desde el límite con la Estancia Ybarlucea, al norte, hoy calle Vigil hasta la actual calle Rosario, B° El Paraíso, límite con los campos de Pedro Rico. 
 
Construye su vivienda (que aún perdura) en un sector cercano a las barrancas del Paraná, donde actualmente se conoce cono “Reserva Natural” de B° El Paraíso Norte. Padre de 4 hijos, Primo, Florindo, Amadeo y Enrique, realizan allí, en las fecundas tierras las tareas de floricultura, abasteciendo las demandas de flores y plantas de todas las especies, a la Ciudad de Rosario y zona de influencia. 
 
Instaló una potente bomba mecánica para la extracción de agua del Río, dentro de una edificación que hasta hace pocos años, aún existía, al pié de las barrancas, con el objeto de impulsar el agua a través de cañerías hacia un enorme “tanque australiano” (circular), y desde allí realizar el riego de plantas y flores. Con el fin de acceder desde su vivienda al Río, construyó una escalera de ladrillo y cemento que, cercano a cien años desde su construcción, aún existe parte de ella, realizada de forma inteligente, ya que por su diseño de “zig-zag” y mínima pendiente, se torne agradable y sin esfuerzo su escalamiento, ubicada en un sector de las barrancas donde aún perduran a través del tiempo las verdes “cañas indias” que rodeaban el tanque de agua, visíte la histórica escalera , y compruebe sus bondades. 
 
Don Segundo fallece el 28 de Noviembre de 1.925, y la declaratoria de bienes determina que su hijo Florindo hereda las 20 hectáreas donde estaba afincada la familia (actual B° El Paraíso norte), y Amadeo el sector contiguo (actual B° El Paraíso sur), desde la actual calle Estrada hasta calle Rosario. 
 
Los hermanos continuaron desarrollando las mismas tareas de floricultores hasta fines de la década de los años 20. 
 
Amadeo Persegani ocupó el cargo de Presidente Comunal en dos períodos consecutivos, 1.920-21 y 1.922-23. 
 
Hasta mediados de la segunda década del siglo anterior el pequeño poblado dependía de Alberdi, Pueblo vecino hacia el sur, que había sido fundado por José N. Puccio en 1.876, para los trámites de juzgado de paz, policía, salud y servicios religiosos, los habitantes de Paganini tenían que trasladarse hasta allí, es por ello que la idea de organizarse en la faz política y administrativa, va creando conciencia entre algunos de los apenas superados mil habitantes de nuestro Pueblo. 
 
Ante gestiones realizadas por el entonces Diputado Juan Goyenechea, perteneciente al sector político de “Liga del Sur” residente en el Pueblo Alberdi, logran junto a un grupo de vecinos locales, constituir la primera Comisión de Fomento provisoria del Pueblo Paganini. 
 
Enviar por mail